Empleados felices para obtener grandes resultados

La reducción de la jornada laboral, los horarios flexibles o la conversión de los espacios de trabajo en zonas donde compaginar deber y ocio son propuestas que ponen de manifiesto un creciente interés de las compañías por el bienestar de sus empleados. En muchos casos se trata de una preocupación real en pos de una mayor productividad; en otros no es más que una estrategia de comunicación que busca ofrecer una imagen de marca moderna y dinámica.

En Japón conocen muy bien los beneficios de contar con empleados orgullosos de pertenecer a una compañía y los resultados de esta lealtad en términos de productividad. Kihachiro Onitsuka fundó en 1949 la compañía de calzado y material deportivo Onitsuka Tiger —conocida desde 1977 como ASICS— y desde el principio tuvo claro que la suya no sería una empresa unipersonal, sino una sociedad anónima en la que todos los empleados pudieran formarse en los valores que defendía, que se pueden sintetizar en lo que habitualmente denominamos “espíritu de equipo”.

ASICS es actualmente la quinta marca de moda deportiva del mundo y la cuarta en España. Este panorama era muy diferente hace tan sólo una década, cuando pocos españoles sabían a qué se dedicaba exactamente la firma nipona que ocupaba la decimoctava posición en el ranking nacional. Xavier Escales, Country Manager de ASICS Iberia, explicó el pasado 26 de septiembre en IE Business School el secreto de este fulgurante éxito que la marca resume con el hashtag #AlwaysPeopleFirst.

“No teníamos a los mejores embajadores en el mundo del deporte, pero teníamos a nuestros trabajadores”, señaló Escales, rememorando la puesta en marcha de una estrategia centrada en los empleados, pero que tiene como fin ofrecer el mejor servicio posible a los clientes. “Nos preocupamos por la experiencia de compra y por las redes sociales, pero lo más importante es siempre el compromiso de la persona que te va a vender el producto”.

screen-shot-2016-09-05-at-9-51-14-pm

Tiene sentido que una firma deportiva fomente el deporte entre sus empleados. Los ochenta trabajadores de ASICS en las oficinas de la compañía en Barcelona disponen de múltiples facilidades para practicarlo. Contar con un gimnasio, monitores, fisioterapeutas, lavandería y sesiones de yoga es una invitación a interrumpir la rutina laboral y desconectar de las preocupaciones durante un rato porque, en palabras de Escales, “una persona no puede ser muy agradable al teléfono cuando pasa ocho horas sentada”.

Pero la preocupación de la compañía va más allá del ejercicio físico y también cuenta con psicólogos que ofrecen ayuda personalizada a los trabajadores, así como nutricionistas que recomiendan una alimentación sana y adecuada para evitar los habituales altibajos que se producen durante la jornada laboral.

Toda esta oferta de cuidado personal podría quedarse únicamente en un bonito gesto de la compañía si sólo unos pocos empleados sacaran partido de ella. Pero el Country Manager de ASICS Iberia apuntó que ése no es el caso en sus oficinas, donde tienen claro que “hay que liderar con el ejemplo y todo el mundo, incluidos los directivos, recurre a estos servicios”.

El resultado de esta preocupación por los empleados es un incremento de su compromiso con la compañía y con el resto de trabajadores. Es lo que Escales definió como “el liderazgo en el que todos están dispuestos a hacer algo por los demás y se preocupan unos por otros”. Y añadió: “ahora está de moda medir la felicidad de la gente en las empresas; nosotros empezamos a hacerlo hace diez años”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario


*