¡Dale la vuelta a la tortilla! Un comienzo positivo y fuerte marca toda la diferencia

Como directores y líderes, todos hemos vivido esta situación: entras en la sala de reuniones y, antes de que te sientes, tu equipo ya ha empezado a hablar de sus problemas, frustraciones y todo lo que no va bien en el trabajo y que hay que solucionar ya, así que reprogramas tu mente y pasas automáticamente a la “función de resolución de problemas”.

Bueno, así son las cosas, ¿por qué vamos a malgastar tiempo y energía pensando en ello? Porque, seamos honestos, después de la reunión seguramente te sientas algo desanimado, quizá hasta estresado o totalmente agobiado por todos esos problemas que tú y tu equipo tenéis que solucionar.

¡Vamos a darle la vuelta a esta situación!

Partamos de una evidencia científica clara: el impacto de las emociones negativas es tres veces mayor que el de las positivas. Son emociones inmediatas y fuertes, mientras que las positivas son más sutiles y van formándose con el tiempo. Las emociones negativas limitan tu mente, mientras que las positivas la abren y dan paso a una amplia gama de ideas y pensamientos.

¿Cómo trasladamos este enfoque a nuestra situación en la sala de reuniones?

Armin Forstner, liderazgo, positivo, equipo

En primer lugar, empieza la reunión con algún comentario positivo. Por ejemplo, prueba a pedir a los miembros de tu equipo que cuenten algo que haya funcionado a la perfección o algo que hayan conseguido esa semana. En segundo lugar, convierte los problemas en retos, no en obstáculos. Simplemente utilizando palabras diferentes y abriendo la puerta a otras posibilidades, puedes crear un escenario muy diferente que sirva de punto de partida para empezar a resolver el problema y encender la chispa de la inspiración. Dos cosas muy sencillas que pueden cambiar el ambiente de la reunión y seguramente ayudarán a resolver los retos a afrontar con mayor rapidez y eficacia.

Estos principios no solo pueden ponerse en práctica en el contexto de una reunión de trabajo sino que también cobran protagonismo en la denominada “indagación apreciativa”, un proceso basado en las fortalezas que visualiza lo que funcionará en el futuro y busca lo mejor de las personas, sus organizaciones y el mundo que las rodea. Hace tiempo que mi empresa utiliza esta metodología para ayudar a los equipos y organizaciones a encontrar su visión y estrategia y, al mismo tiempo, ayudar a los líderes de organizaciones que se enfrentan a cambios rápidos a desarrollarse y mejorar.

Te invito a que empieces la próxima reunión que tengas con un tono positivo, ¡y observes los cambios en tu equipo!

Sobre Armin Forstner

Armin es alumni del Executive Master in Positive Leadership (EXMPLS), miembro fundador de Serrano 99 Management Consulting, una innovadora consultora que lleva la psicología positiva, la ciencia de la conducta y el mindfulness a las organizaciones para ayudarlas a mejorar, crecer y avanzar. www.serrano99.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario


*