La tríada de Airbnb: Persistencia, adaptabilidad y experiencia

Eran las 12 del día y estaba todo listo en los espacios de Área 31 del edificio de IE Business School. La sala estaba con aforo casi completo y con todo dispuesto para escuchar, de primera mano y en tono informal, lo que ha llevado a Nathan Blecharczyk a convertirse en la cara visible y estratega de la segunda mayor startup de EEUU: Airbnb.

A las 13:10 con la sala a pleno, Diego del Alcázar, moderador del encuentro, da la bienvenida a Nathan y lo deja a sus anchas relatar en primera persona lo que ha sido el nacimiento de la reconocida plataforma de alquiler de viviendas turísticas. Cómo iniciaron ya se conoce, y más que profundizar en la historia de cómo nace y se consolida este negocio, lo interesante ha sido ratificar que el ingenio (producto de una necesidad o carencia), sumado al talento y a una aguzada visión para identificar oportunidades, pueden resultar en rentables ideas.

Y es que, ¿quién pensaría que un incremento de 25% en el alquiler de un piso compartido llevaría a tres estudiantes a dar el primer paso de Airbnb? Es motivador sin duda, más aún en tiempos en los que el emprendimiento es una alternativa real y posible.

Tener de cerca a uno de los responsables de Airbnb y saber que la compañía ha recaudado más de 2.840 millones de euros y que a la fecha ha llevado su valor de mercado hasta los 29.360 millones de euros, es cuando menos, esperanzador.

Nathan Blecharzyc

Bootstrapping en toda regla

En el entorno emprendedor, el término bootstrapping hace alusión a aquellas startups que han iniciado con pocos recursos y han sobrevivido a los primeros años de andadura sin solicitar una gran financiación. Nathan Blecharczyk, Brian Chesky y Joe Gebbiaa supieron “atarse muy bien las botas” y empezar su camino con el ingenio como premisa. Muestra de ello: el diseño de las cajas de cereales “Obama O’s” y “Caps Macs” en el momento preciso de la campaña electoral.

Vendieron las cajas por 40 dólares cada una, lo que demuestra el más claro ejemplo de recaudación de fondos estilo “bootstrapping”. La financiación vino luego del trabajo duro y la persistencia y podemos decir que a la fecha, según Nathan, tienen más de 3 millones de anuncios en 65 mil ciudades; se pueden encontrar en más de 191 países; y cuentan con más de 150 millones de huéspedes y viajeros en su haber.

Este crecimiento les ha hecho levantar en su última ronda de financiación 947 millones de euros, duplicando así el valor de su operación en apenas seis meses. Esto les permite seguir con pie firme en su proyecto de expansión y de consolidación del negocio “para dar al usuario lo que quiere y necesita”, apunta Blecharczyk.

Para Nathan, la gente está en la búsqueda de experiencias significativas, es por ello que se mantienen “atentos a las nuevas tecnologías que contribuyan a solucionar problemas y a crear experiencias; tal y como sucede con el uso del GPS o incluso la inteligencia artificial”. Sin embargo, en su apuesta, priva la experiencia real y en primera persona del que viaja.

Nathan Blecharzyc y Diego del Alcazar

Conquistan territorio Chino

Para nadie es un secreto que el mercado chino es celoso y hermético con la adopción de tecnologías y plataformas digitales foráneas. Sin embargo, Airbnb ha ido minando poco a poco el territorio oriental.

Para Nathan, la clave ha estado en que “somos abiertos, no entramos mercado a mercado, estamos en cualquier lugar e incluso, hay personas locales que se suman a Airbnb de forma orgánica”. Esto además de trabajar largo tiempo en el proceso de adaptación del producto a las necesidades de la red china. Una vez logrado, “ha sido una explosión y China es, desde hace 2 años, el país en el que crecemos más y a mayor velocidad”, ratifica Nathan.

Ahora bien, este proceso de adaptación no es solo en territorio oriental, pues cada país mantiene leyes y regulaciones en términos de alquiler que deben considerarse para operar dentro del marco de la legalidad. “Estamos abiertos a establecer compromisos con quienes controlan las leyes y regulaciones: para nosotros es importante tener una buena relación con las ciudades con las que operamos”, ratifica Nathan ante la pregunta de cómo manejan las diferentes regulaciones de las ciudades donde tienen presencia.

Un reto constante que los obliga a mantenerse flexibles. Hasta el momento lo han conseguido, pues de lo contrario no serían lo que son: una empresa que vale casi 30 millones de euros sin contar con ningún piso propio y que es el claro ejemplo de la economía colaborativa.

La estrategia: mantenerse fieles a la premisa de proteger la experiencia de viajar. Airbnb trasciende a cualquier alquiler turístico, es una experiencia donde la impersonalidad cede paso a la sensación de sentirse como en casa y donde el viaje se vive, se disfruta y se comparte junto con la gente del lugar. Esta cercanía fideliza y es, en buena medida, la razón por la que esta plataforma se ha convertido en la segunda startup en EEUU, después de UBER.

Tras 50 minutos de intercambio de experiencias con uno de los fundadores de Airbnb y luego de contestar las preguntas de los asistentes, Nathan termina el encuentro con estas palabras:

“Anything is possible if you have de visión. Be persistent, learn from your failures and you will succeed.”
Nathan Blecharczyk

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario


*