5 técnicas de productividad para dejar de perder el tiempo

Productivity techniques

Ser capaz de gestionar el tiempo mientras trabajas es esencial y encontrar el método de productividad que mejor funciona para ti puede ser decisivo. Por eso, queremos compartir cinco técnicas de productividad con las que sacarle el máximo partido a la jornada laboral.

LA TÉCNICA DEL POMODORO:


Fue desarrollada por el emprendedor y entonces estudiante Francesco Cirillo y consiste en usar un cronómetro para dividir el tiempo en intervalos, llamados pomodoros debido al cronómetro con forma de tomate que él usaba para controlar sus horas de estudio en la universidad. Dividir el tiempo en intervalos nos ayuda a entrenar nuestra mente, mejorando nuestra productividad y capacidadad de atención.

CÓMETE PRIMERO LA RANA:


Dicen que Mark Twain dijo una vez que si te comes una rana viva por la mañana, nada peor podrá ocurrirte durante el resto del día. La esencia de esta ténica de productividad reside en dejar atrás la procrastinación llevando a cabo las tareas más pesadas o desagradables a primera hora de la mañana. Una vez terminadas, cualquier cosa que hagas te parecerá mucho más gratificante. Estableciendo una serie de prioridades y completando tus tareas diarias de una manera efectiva tendrás el éxito asegurado.

NO ROMPAS LA CADENA:


Creada por el cómico Jerry Seinfeld, el origen de este método “cadena” se remonta a cuando el cómico necesitaba inspiración para escribir chistes nuevos. Colgaba un calendario en la pared y cada día tenía que escribir un chiste, largo o corto, más gracioso o menos, pero tachaba diariamente una casilla del calendario. Después de un tiempo haciéndolo, se centró en no romper la cadena más que en escribir chistes. Este método es muy efectivo a la hora de conseguir desarrollar hábitos nuevos debido a la repetición diaria de los mismos y a la vez motiva para no romper la cadena de X. Este método es también una prueba de que el secreto del éxito reside en la constancia.

GET THINGS DONE:


La filosofía de GTD, una técnica de productividad desarrollada por David Allen, nos permite dividir nuestro trabajo en 5 etapas y centrarnos individualmente en ellas:

Capturar – Recopilar y anotar todas las tareas que necesitamos llevar a cabo.
Procesar – ¿Tiene sentido toda esta información que hemos capturado? Si no, elimínala.
Organizar – Recoge toda la información que tienes y organízala según objetivos.
Evaluar – Revisa y prioriza tus tareas.
Hacer – Implementa este sistema en tu día a día.

EL MÉTODO DE LA ACCIÓN:


Este método fue creado por Scott Belsky con la premisa de que “todo es un proyecto”. Podemos aplicar este método tanto en el ámbito personal como profesional y consiste en dividir los proyectos en tres componentes:

Los pasos de acción son específicos, pequeñas tareas concretas como “pagar las facturas, enviar el post del blog, etc”.

Las referencias son fuentes útiles que tal vez necesitemos consultar en un futuro: como notas, bocetos y páginas web.

Las tareas en segundo plano son tareas que no pueden ser completadas ahora mismo pero tal vez algún día.

Este método permite organizarse y poder beneficiarse de cierta tranquilidad, sabiendo que todo está bajo control mientras estamos trabajando.

La productividad es la combinación de una planificación inteligente y siguiendo alguno de estos métodos podrás beneficiarte de la organización mientras te enfrentas a tus tareas diarias de una manera mucho más positiva y productiva.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario


*