3 cosas que aprender viajando durante el Executive MBA del IE Brown

Bamboo Train - Cambodia
Bamboo Train – Cambodia

El eMBA del IE Brown claramente sostiene que es uno de los que “va más allá de los límites de la educación tradicional en negocios”. Como estudiantes, interactuamos con una combinación de teorías y conocimientos basados en casos de estudio, los cuales nos conducen a conversaciones fascinantes y desarrollo de ideas. La combinación de negocios y humanidades del programa es rara, si no única en los ámbitos de un MBA, y si Mark Cuban tiene razón, estamos dirigiéndonos en la dirección correcta.

Dado que la palabra “inspiración” está probablemente usada en exceso para describir las experiencias en estos días, yo diría que el programa del IE Brown proporciona seguridad y refuerza la confianza en nosotros mismos en el ámbito de este mundo en constante cambio, que estamos tan preparados como podamos estar. Con esta mentalidad y una inminente mudanza desde Dubai a mi ciudad natal Nueva York el pasado mes de septiembre, decidí tomar el camino más largo a casa. En total, el viaje duraría 126 días, 12 países, 4 continentes y 1 semestre muy importante del eMBA del IE Brown. Durante este tiempo, me metería de lleno en la experiencia, mientras descubría las conexiones entre los cursos y las situaciones del mundo real.

Con un proyecto clave de reflexión enfocado en cómo las empresas pueden ganar con trabajadores ágiles, vislumbré el viaje como la oportunidad perfecta para llevar a cabo la investigación etnográfica en primera persona como un trabajador a distancia. Desde atender una llamada en conferencia del Equipo A en un hotel de playa en Filipinas (mientras una banda estaba tocando detrás de mí) hasta desarrollar la estrategia de mercadeo en el tren de reunificación de Vietnam y escribir documentos en mi móvil en cualquier sitio, entendí mas sobre los desafíos y oportunidades de un trabajador remoto.

Cuando se anunció el trabajo final para “Colecciones Naturales” y el tema estaba proporcionando recomendaciones innovadoras a una industria o compañía para prevenir la pérdida de biodiversidad, tuve un tema perfecto en el itinerario. Laos depende en gran medida de sus bosques y tiene muchas políticas establecidas para protegerlos, incluyendo los negocios de ecoturismo. Por 3 días en “The Gibbon Experience“, un grupo de 8 personas incluyendo mi esposa y yo fuimos de excursión por el Parque Nacional Nam Kan, rodeados de tirolesas entre árboles que estaban a cientos de metros de altura y durmiendo en casas sobre los árboles. Después, escribí el artículo sobre “La Experiencia Gibbon” y maneras en que podían hacer crecer sus negocios en $800,000 + para conectar con más gente y tener estos fondos para proteger aún más el bosque.

With The Gibbon Experience Tour Guide
The Gibbon Experience

Este particular semestre de Octubre-Enero fue la opción perfecta para el viaje ya que nos centramos mucho en nuestro tiempo como grupo de “Oportunidades Empresariales en las Regiones en Desarrollo“. Si bien el enfoque geográfico del curso fue Sudáfrica como preparación para nuestra sesión en persona en Ciudad del Cabo en enero, muchos de los principios y contextos eran relevantes para los países por los que he viajado. Tailandia, Indonesia y Madagascar cada uno abrió mis ojos a los nuevos niveles de desarrollo y las percepciones de cómo ha progresado la gente.

Así que, aparte de algunas historias interesantes y de mi provisión de fideos asiáticos de la calle ¿qué tomé de este viaje?

El aprendizaje vivencial mejora la educación. A medida que el mundo se vuelve más digital, nunca ha sido más importante conectarse con el mundo físico y humano que nos rodea. La elección de un eMBA, especialmente uno que incluye las humanidades es un paso que te acerca a la gente. Hacer este programa mientras experimentas el mundo que te rodea da la experiencia de primera mano de lo que estás estudiando.

El tiempo de reflexión es productivo. En la programación cotidiana de la vida, el hacer se prioriza típicamente. A pesar de la sabiduría de la cita de Einstein sobre el gasto de 59 de los 60 minutos pensando como resolver un problema, somos rápidos a correr a la acción y la salida. En cambio, cuando pasé más tiempo pensando en lo que iba a escribir que en escribir, encontré que mis pensamientos eran más claros y profundos.

Los lugares, personas, culturas y su desarrollo están más conectados de lo que aparentan inicialmente. Estas conexiones proporcionan una visión de las oportunidades que existen en el mundo. Una de ellas podría convertirse en tu siguiente idea de negocio o ayudarte a descubrir un punto apasionante en el que te gustaría invertir más tiempo.

Información de Contacto:
Anthony Giordano
Giordano.anthony@gmail.com
LinkedIn: www.linkedin.com/in/anthonymgiordano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario


*