Cambiando nuestros hábitos – New Year New Me

¿Estás cansado de ponerte metas y no cumplirlas? ¿Te cuesta cambiar tus hábitos? Estamos en esa época del año en la que nos empezamos a frustrar porque vemos que no estamos llevando a cabo nuestros propósitos de año nuevo. Como parte de nuestra nueva serie New Year New Me, vamos a ver cómo funcionan los hábitos y qué podemos hacer para llevarlos a cabo de verdad.

Podemos definir un hábito como un “modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes”. Queramos o no, nuestros hábitos determinan nuestras vidas. Si estamos en forma o tenemos una vida exitosa, se debe también a nuestros hábitos. Pero ¿qué pasa si queremos mejorar? ¿Cómo podemos formar y mantener nuevos hábitos?

Todos los hábitos siguen un patrón conocido como “The Habit Loop” como Charles Duhigg analiza en su libro “El poder de los hábitos: por qué hacemos lo que hacemos en la vida y la empresa”.

James Clear ha adaptado estas ideas con patrones de comportamiento en un simple esquema que describe todos los pasos que siguen todos los hábitos. James llama a este proceso las “3 Rs” y las podemos aplicar a la mayoría de nuestras acciones diarias como, por ejemplo, esperar y cruzar un semáforo:

Reminder: Es el evento que inicia el comportamiento. A la hora de formar nuevos hábitos es muy importante que el recordatorio que elijamos forme ya parte de nuestra rutina diaria. Por ejemplo: Se pone el semáforo en verde.

Routine: Es la acción en sí misma. Para crear hábitos y dar pasos hacia nuestros objetivos es muy importante empezar poco a poco. Si pedimos mucho de nosotros mismos al principio, estámos condenado al fracaso. Es mucho más efectivo ir trabajando en nuestros hábitos de una manera gradual. Por ejemplo: Reanudas la marcha y pasas el semáforo.

Reward: Es el beneficio o recompensa que obtenemos. Celebrando incluso los logros más pequeños reforzamos de manera positiva y de manera progresiva nos sentiremos lo suficientemente motivados como para repetir el hábito. Por ejemplo: Pasas el semáforo con éxito y continuas con tu trayecto.

James Clear reconoce que el estrés y el aburrimiento son las principales causas del mal desarrollo de los hábitos. Normalmente se cree que para romper con nuestros malos hábitos es necesaria mucha fuerza de voluntad pero eso no es verdad. Al principio se necesita la fuerza de voluntad para iniciar el proceso pero lo que de verdad queremos conseguir es que el nuevo hábito sea algo automático. Hay varios métodos para reemplazar malos hábitos pero requiere cierta experimentación ya que cada hábito es único para cada persona:

Sustituto: La gente que está intentando dejar el tabaco suele tomar chicles ya que no puedes hacer ambas a la vez. Un sustituto tiene que ser una acción a la que podamos recurrir cuando sintamos la necesidad de realizar nuestro mal hábito.

Desencadenante: Evitando ciertas situaciones donde realizar este mal hábito se ha convertido en una rutina, reducimos el riesgo de realizar ese hábito. Normalmente nuestros hábitos están condicionados por el ambiente en el que vivimos, por lo que sólo cambiando el ambiente lograremos cambiar el hábito.

Busca un compañero: Cambiar de hábitos en secreto normalmente no funciona porque nadie puede ver como fracasamos. Sin embargo, si contamos con alguien que nos dé apoyo y con el que celebrar las victorias, es más probable que logremos nuestra misión. Si tienes un compañero con quien ir al gimnasio es más probable que vayas, ya que alguien depende de ti.

Si nos preguntamos a nosotros mismos preguntas como: ¿Cuándo realizo este mal hábito? ¿Dónde estoy cuando tiene lugar? ¿Con quién estoy? Seremos capaces de ientificar ciertas situaciones y personas y lugares que desencadenan nuestro mal hábito y que deberíamos evitar.

Hasta que no entendamos esto, no podremos empezar el proceso de sustituir nuestros malos hábitos. Tener una percepción mental positiva de uno mismo, la visualización del éxito personal y la planificación del fracaso son esenciales para el desarrollo de un hábito nuevo. Sin embargo, cada hábito es personal y nadie nos conoce mejor que nosotros mismos, auqnue nos cueste un poco, lo importante es no desistir.

(Visited 16 times, 1 visits today)