Ramón Martín: “Los fracasos definen tu capacidad de adaptarte”

Ramón Martín, alumni de IE de la promoción de 1991, ha trabajado en Bosch, DHL y American Express. Ahora es Global Head of Merchant Sales and Solutions en Visa. “La responsabilidad de mi negocio es que la tarjeta Visa se acepte en todas las partes del mundo”.

 

Su carrera profesional ha navegado por empresas dispares. Ni siquiera American Express y Visa se parecen, la primera es un banco y la segunda un medio de pago. “Lo único que tienen en común todas es que estaban en un momento en el que ha habido un cambio radical”, comenta Martín. Cuando entró en Bosch se empezaban a vender robots, al llegar a DHL se abrían las fronteras en Europa, en American Express le tocó el aterrizaje del euro, y ya en Visa se ha encontrado el sector de la tecnología de pagos en ebullición, con Facebook, Amazon y otras entrando en tropel.

 

Ramón habla de dos clases de retos fundamentales en su carrera. Uno es de tipo profesional y tiene que ver con la definición de una estrategia, siempre en momentos de cambio. “Lo cual significa tomar muchas decisiones y equivocarse un montón de veces”. Hay que tener reflejos para reaccionar… O perseverancia. La decisión la toma “esa mezcla entre los datos que tienes y el estómago, que te dice que algo no está funcionando pero que va a funcionar”.

Ramon Martin, visa

El segundo reto es el del liderazgo y tiene que ver con la dificultad de negociar interna y externamente en un idioma que no es la lengua materna. Pero esto también tiene ventajas. “Puedes ser mucho más directo. Todo el mundo acepta el que no tengas que ser políticamente correcto. Además, me puedo reír de mí mismo, de mi acento”, explica con media sonrisa.

 

Pese a todo es un camino lleno de baches y torceduras que son esenciales. “Los fracasos tienen mucha importancia porque definen tu capacidad de adaptarte”.  Una capacidad que Martín valora por encima de la especialización e incluso de la experiencia. “El problema no es cometer un error sino cometer muchas veces el mismo”.

 

Y para evitarlo busca a gente que le ayude a no tropezar y lo hace entre perfiles muy diferentes al suyo. Busca a personas que acaban de entrar en la compañía, mucho más junior que él. Un día las aborda y les dice “me gustaría que fueras mi mentor”. La primera reacción, claro, es “¿no debería ser al revés?”. Pues no, y Martín asegura que es una experiencia sumamente enriquecedora.

 

Aparte de su trabajo, el tiempo para su familia, proyectos de voluntariado y su afición a correr maratones, Martín también es gobernador en el World Economic Forum, donde aborda cuestiones relacionadas con el futuro del turismo. El reto hoy es cómo conseguir que la gente viaje más fácilmente. Cada año, aproximadamente 70 millones de personas en el mundo pasan a la clase media, una de cuyas principales aficiones es viajar. Facilitar el flujo de turistas es hacer la vida más sencilla a toda esta gente.

 

Ante todo Martín apuesta por un balance, tanto en lo personal como en lo profesional y las aficiones. “El cómo contemplas el éxito va cambiando según vas avanzando en tu carrera”. ¿Un consejo? “Tómatelo con calma. La vida es larga y da para todo”, sonríe.

(Visited 23 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *