“Los hombres tienen que formar parte del cambio, aunque no lo lideren”

“No puedes esperar empatía de los hombres en una situación que no les es incómoda”, es una de las frases que se oyeron en la charla que organizó IE Global Alumni Relations y el Centro de Diversidad de IE. La pronunció Valeria Domínguez, Directora de eCommerce y Omnichannel en Adolfo Domínguez y EMBA 2013, y lejos de sonar desafiante se escuchó como un empujón para que las mujeres tomen las riendas de los cambios que hay que hacer con el fin de favorecer una situación más igualitaria.

Es habitual oír que los hombres tienen que participar en la gestión de la diversidad de género y en el cambio social, pero, como ponía de relieve Valeria, sencillamente por la ausencia de un sentimiento de incomodidad respecto a la situación actual, el género masculino no va a dedicar por sí solo esfuerzos a equilibrar la balanza.

En la charla de IE, que tuvo lugar en el Aula Magna, se preguntó por liderazgo, éxito y errores. Son temas universales, pero en esta ocasión interesaba la visión de mujeres cuya posición y trayectoria hacen pensar que saben mucho de las dos primeras cosas y tienen mucho que decir sobre la tercera.

¿El éxito? Muchas veces se ve como algo ligado al trabajo, en opinión de Nitida Pastor, Directora Europea de Estrategia Profesional y Relaciones en Mead Johnson Nutrition y MBA 1989, que tiene otra idea. “Cuando pienso en el éxito pienso en mis sueños y en cómo llegar a realizarlos”.

diadelamujer-dentro2

 

 

Valeria Domínguez hace una puntualización, que recuerda a la visión que Steve Jobs tenía de los negocios y que terminó por contagiar a todo Silicon Valley. Cree que hay un cierto romance en las empresas si se miran las cosas desde otro punto de vista. Lograr “cambiar el mundo” o crear “empresas que tengan valores de empresa” son dos factores de éxito que tienen un componente más humano y personal que el crecimiento y las cifras.

Respecto a la capacidad de liderazgo, pese a que las mujeres se están graduando en mayor cantidad en las universidades lo cierto es que los puestos directivos siguen estando ocupados por hombres. No hay más que echar un vistazo a los altos cargos en las empresas del IBEX 35 o tirar de cualquier estadística sobre puestos de responsabilidad.

Valeria Domínguez apunta que la sociedad espera mucho más de los hombres, entre otras cosas, espera que lideren, mientras que de las mujeres se potencian otros roles, pero no el liderazgo. “Estamos compitiendo en un mundo en el que las compañías las han creado hombres”, indica, antes de añadir que ve un futuro en el que las mujeres empiecen más negocios, lo que conducirá a la contratación de más mujeres en puestos directivos.

diadelamujer-dentro1

Paula Aranegui, Responsable de Desarrollo de Negocio para España y Portugal de Meetic y GSMP 2014, apuntó en su intervención que “cualquiera puede ser un líder” y para eso rescató una receta de Gareth Jones, profesor de IE y coautor del libro Why should anyone be led by you?, que sentencia: “Be yourself, with skills”. La habilidad de tomar riesgos, escuchar e inspirar al equipo son otras de las cualidades que Aranegui cita sobre el liderazgo. Valeria Domínguez lo resume en tres tareas que hay que hacer bien: contratar a la gente adecuada, definir una visión y motivar a las personas y, por último, obtener recursos.

El fracaso, en muchas ocasiones ligado al éxito y al liderazgo, también aparece en la mesa redonda. La noción de que no se puede tener éxito sin haber cometido errores antes sobrevuela las intervenciones. Correr riesgos es la única forma de obtener experiencia.

diadelamujer-dentro3

diadelamujer-dentro4

 

Una cuestión de dos géneros

Annick Marie-Jose Janssens, estudiante del Master in Management 2016, y presente en la mesa redonda como representante del IE Women in Business Club, aludió a la necesidad de que los dos géneros afronten el problema. “Los hombres tienen que formar parte del cambio, aunque no lo lideren”.

Desde el público, una mujer expresó al hilo de su situación personal, su sensación de malestar porque su trabajo no le dejaba estar en casa tanto tiempo como ella quisiera. Aquí apareció la comparación con otras madres y un sentimiento personal de necesidad de cumplir con unas expectativas preestablecidas. Rolando Ober, estudiante de EMBA 2016 y Director de Estrategia de Proyecto en Accenture, afirmó que muchas veces el éxito se trata de lidiar con factores internos, no ya con conductas o situaciones externas.

“En una verdadera transformación social se tarda un siglo y solo estamos en 50 años. La mujer acaba de adquirir un nuevo rol y nuevas responsabilidades en la sociedad”, señala Valeria Domínguez, añadiendo a continuación que aún no se ha zafado de sus roles anteriores. Es un proceso de transición y estamos a medio camino.

diadelamujer-photocall

(Visited 6 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *