Los medios de pago, un paisaje en movimiento

“A nadie le gusta pagar. El pago no es lo bonito de todo esto. Nos gusta comprar y que el pago sea lo más sencillo y seguro posible”. Esta reflexión pertenece a Ignacio Bañón, Responsable de Medios de Pago Globales en BBVA. La realizó en el marco de una jornada sobre medios de pago organizada en Area 31, y explica muy bien los esfuerzos de todos los agentes involucrados por hacer los medios de pago cada vez más seguros y asequibles.

Juan José Güemes, Presidente del Centro Internacional de Gestión Emprendedora e Innovación y vicepresidente Económico de IE Business School, dio la bienvenida a los asistentes en el singular espacio de Area 31, con una decoración creativa e industrial diferente a la del resto de la escuela. “Los profesionales de la industria bancaria están viendo que lo que hace quince o veinte años vieron como amenaza, para otros aparece como oportunidad. Empiezan a surgir nuevos modelos de negocio de la mano de empresas que hace unos años estaban en un garaje”. Güemes dio paso a los ponentes especializados en la materia para que hablaran de cómo capturar toda esa disrupción.

Justo Alcocer, Socio Responsable del Sector Financiero de PwC, reflexionó sobre los elementos que comprometen la estructura del sistema financiero. Comenzó hablando de la importancia del negocio transaccional para los bancos que, sin él, se quedarían solo con productos como las hipotecas, que las personas compran una o dos veces en su vida. “La mortalidad de las startups es muy elevada. Los grandes bancos no saben reaccionar a ese nuevo escenario. Tendrán que actuar sobre la regulación, crear medios de defensa…” Para conseguir esto, primero hay que entender bien “el cambio que existe en el comportamiento de los clientes”. Después, la solución pasará por “abordarlo sin precipitarnos, sin hacer inversiones que no llevan a nada pero sin que luego nos sorprendan diciendo que no lo vimos venir”.

Luis Maldonado, Director General del Centro del Sector Financiero de PwC IE Business School, fue el encargado de presentar las conclusiones del informe titulado Los medios de pago, un paisaje en movimiento. Comenzó hablando de la historia de los medios de pago, desde los tiempos del trueque, y de la importancia de su usabilidad. “En muchas ocasiones, el cliente solo sabe lo que quiere cuando se lo enseñas. Y si no le gusta lo que le enseñas, simplemente no lo usará”. Maldonado explicó los datos que mostraban que el 85% de las transacciones siguen siendo en efectivo. Las tarjetas se llevan un 9,1% de la tarta, mientras que las transferencias ocupan en torno al 5%. Estos porcentajes generales varían en función de las regiones. Por ejemplo, en algunos países de Latinoamérica y en África el uso del efectivo es cercano al 100%. Singapur está a la cabeza en uso de medios de pago no efectivo.

Maldonado explicó que “el cliente tiene mucha más capacidad de decisión y de influencia ahora”. Y los clientes entrevistados coinciden en que el teléfono móvil tendrá “un gran protagonismo” en adelante, si bien es verdad que del estudio se desprende que los usuarios no tienen un recuerdo claro de los medios de pago que han utilizado, exceptuando algunos más conocidos como PayPal. Este cambio de una orientación dirigida al producto a otra dirigida al cliente ha hecho que surjan nuevos actores alrededor de este último. A los actores tradicionales como la banca se unen otros como las compañías tecnológicas, los retailers o los operadores de telefonía.

En este escenario desordenado que “solo el tiempo será capaz de ordenar”, parece claro que los conceptos que marcarán tendencia serán la movilidad, las redes sociales, el big data, los wearables, el Internet de las cosas y todas las tecnologías que hay detrás de esto (NFC, Bluetooth, HCE, Blockchain, códigos QR…)

Dado que los incidentes han aumentado, los mayores retos condicionantes a nivel global relacionados con los medios de pago son, precisamente,s la regulación y la seguridad.

Aunque aún no sabemos mucho y es difícil aventurarse, las recomendaciones del estudio son “poner al cliente por delante, prestar atención a los millenials, tener en la cabeza el medio de pago ideal, pensar en clave de movilidad, ser proactivo y no reactivo, buscar alianzas, idear una estrategia flexible, participar en el proceso de regulación y tomar conciencia de la importancia de la seguridad”.

19634467353_2716fd09f2_k

Tras la presentación del estudio, el profesor de IE Business School Enrique Dans moderó una mesa redonda en la que intervinieron Ignacio Bañón, Responsable de Medios de Pago Globales en BBVA, y Paloma Real, Directora de Innovación y Desarrollo de Negocio de MasterCard. Dans comentó que, ante el “enemigo común” que es la hegemonía del dinero en efectivo, los bancos tienen que “hacer cosas nuevas que tengan sentido para los clientes y los ayuden a comprar mejor”, y añadió: “El que no se mueva no va a salir en la foto”.

Real puntualizó que “parte del movimiento que han sufrido los bancos se debe a esa manifestación de fuerzas de las industrias tecnológicas, que están ahí y tienen soluciones sencillas para los clientes”.

Ambos ponentes reflexionaron sobre el papel de las tarjetas y las entidades financieras y sobre servicios como Apple Pay y el pago por móvil.

El encargado de cerrar el acto fue Javier Rodríguez Zapatero, Director General de Google en España y Portugal. Tras hacer una introducción sobre la consolidación de la revolución de internet y la inteligencia de los dispositivos móviles, Rodríguez Zapatero recordó la misión de Google, que no es otra que “organizar la información que hay en el mundo para hacerla accesible a todos”, de poner en contacto la oferta y la demanda “con una inclinación clara hacia la demanda”. En su empresa, todos los avances tecnológicos están basados en lo que beneficie al usuario, y por eso afirmó lo siguiente: “todas las preguntas que me hagáis sobre medios de pago van a tener la misma respuesta: los que no den un valor añadido van a ir desapareciendo”. También adelantó que Google no se convertirá en un medio de pago, dado que “no quiere la información para aprovecharse de ella sino para maximizar el valor añadido de los productos y servicios”. Por esta filosofía, no entienden el concepto de competencia: “los competidores son aliados que favorecen que mejoremos”.

Con respecto a los medios de pago, finalizó, “generan mucho estrés pero también muchas oportunidades. Sentíos emocionados porque el mundo que viene por delante puede ser apasionante”.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *