“Da igual si crees que tu idea es buena o mala, solo hazlo”

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Enterrada bajo un montón de malas ideas había una buena que se escondía entre las demás.  Por aquel entonces, hace ya más de veinte años, nadie podía saber si sería un éxito o un total fracaso, pero Marc Randolph apostó por ella y se convirtió en el CEO de Netflix, una de las compañías más importantes de vídeo en streaming de todo el mundo. El pasado 14 de abril, en la presentación del nuevo International MBA de IE, Marc Randolph compartió la historia de esa maravillosa idea en una charla inspiradora y emocionante.

Netflix fue, para Marc Randolph, como un hijo buscado y querido. Después de fundar seis empresas, le despidieron de la última de ellas “al estilo Silicon Valley”: durante seis meses tendría que ir a la oficina pero solo para estar ahí por si surgía alguna duda. Durante ese tiempo se dedicó a pensar en una idea para su próxima compañía. Cada día, de camino al trabajo, hacia un brainstorming y en la oficina se dedicaba a trabajar las ideas que iba teniendo. Así hasta dar con lo que después se llamó Netflix, inicialmente un servicio de alquiler de películas en DVD por correo postal.

Nadie como un veterano de Silicon Valley y experimentado emprendedor para hablar de la vida de una idea y de la necesidad de tomar decisiones. Para él, la receta del éxito consta de tres ingredientes:

1. Tolerar el riesgo.

2. Tener una idea.

3. Creer en uno mismo.

No importa si el emprendedor cree que su idea es buena o mala ya que “nadie sabe nada” en realidad, comenta Randolph mientras recuerda cómo su mujer le dijo que lo de Netflix no iba a funcionar. La única forma de salir de dudas es “asumir el riesgo y hacer algo”. “Solo hazlo”, añade, “en la vida llega un momento en el que hay que tomar una decisión”. Él lo hizo, a pesar de la opinión de su mujer, y entonces no sabía que aquella idea que se escondida debajo de un montón de ideas malas conseguiría sumar más de 50.000.000 de suscriptores en todo el mundo y grandes beneficios.

“Cualquiera puede hacerlo”, afirma el cofundador de Netflix. Reconoce que él no era más listo ni estaba mejor preparado, pero sí fue optimista y muy persistente. “Fundar una compañía es duro, te sientes solo, da miedo y todo el mundo te dirá que no va a funcionar; pero tienes que resistir y creer que puedes hacerlo”. Por eso, el tercer ingrediente, y el más importante, es creer en uno mismo.

Marc Randolph demuestra ser una fuente de inspiración y un ejemplo a seguir para aquellos que como él persiguen el sueño de ver una idea convertida en realidad. Es un camino duro e incierto pero enriquecedor y apasionante a la vez. Y nunca viene mal conocer la receta del éxito del co-creador de una de las compañías más importantes del mundo.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_video link=”https://youtu.be/K_qr-LpzchE”][/vc_column][/vc_row]

(Visited 26 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *