Las mujeres detrás de los proyectos de éxito

El pasado Día Internacional de la Mujer, IE y Accenture organizaron una mesa redonda sobre el papel de las mujeres en el mundo digital.

La inauguración del acto estuvo a cargo de la Directora de Diversidad de IE, la doctora Celia de Anca, que en su discurso se mostró optimista hacia el futuro del papel de la mujer: «celebraremos el día en el que ya no haya que celebrar el día de la mujer profesional. Necesitamos ese talento femenino para contribuir a la producción y poder crecer». La Directora de RRHH y Diversity de Accenture España, María José Sobrinos, que también coincidió en esa idea: «No consiste en celebrarlo una vez al año, eso se traduce en un compromiso diario».

El primer tema de debate que propuso la moderadora María Eizaguirre, Directora de Insights e Innovación de producto de IE University, fue el éxito. Los ponentes hablaron del papel de las mujeres en los casos de éxito de sus respectivas empresas.

interior

Alejandra Sánchez-Ramade, fundadora y CEO de Bonnet à Pompon, explicó que veía el éxito como un camino, no como un fin: «el éxito sería algo si viviéramos en una película que tiene que acabar. Pero aquí el éxito es la trayectoria en busca del éxito, es disfrutar de cada día y del trabajo bien hecho. Es ir logrando pequeños objetivos».

Para Marta Esteve, que fundó Rentalia y ahora es CEO de Soysuper.com, «el éxito es tener una idea que pueda llevarse a cabo, que funcione con fuerza y, a la vez, te permita estar con tu familia».

Fernando Encinar, cofundador de Idealista.com, cree que «el éxito y la felicidad están en los pequeños detalles». Y añade: «para mí el éxito es que la gente haya encontrado la casa de su vida en Idealista. Irme a casa en moto por la noche y pensar que hemos tenido un buen día. Que la gente esté a gusto, que los equipos que dirijo no piensen cuando llega el domingo “qué pereza ir a trabajar”».

Isabel Guillén, médico traumatólogo de la Clínica CEMTRO especialista en tecnología e innovación, habló de una meta existencial en su profesión y de otra relacionada con la docencia: «Me enriquece mejorar para mis pacientes». Y explicó por qué considera que en la actualidad la medicina es tecnología: «por un lado, permite enseñar al mundo lo que hacemos a través de retransmisiones que se difunden. Por otro, tiene la posibilidad de que una persona te dirija incluso desde otro país cuando en una cirugía no sabes lo que tienes que hacer».

Por último, el fundador de Change.org, Francisco Polo, no quiso separar su visión del éxito de la temática principal del acto: «Para nosotros sería fracasar que no pudiéramos empoderar a las mujeres», aseguró. «No se puede tener éxito sin contar con el otro 50% de talento. De hecho, no sé bien cómo interpretarlo, pero aunque hay más hombres que inician peticiones en nuestra plataforma (un 53%), la mayoría de las peticiones que se ganan fueron iniciadas por mujeres».

Tras estas primeras impresiones de cada uno de los ponentes se entró de lleno en el tema central de la mesa redonda: ¿notaron estos profesionales una diferencia de las mujeres con respecto a los hombres en sus exitosas andanzas en el mundo digital? ¿Cuál es su posición frente a las situaciones de desigualdad y qué medidas toman en su empresa para evitarlas?

La doctora Isabel Guillén explicó que ella no tuvo ningún problema con sus compañeros en cuanto a ser considerada menos profesionalmente por ser mujer, exceptuando alguna anécdota que le ocurrió en países como Marruecos, menos acostumbrados a que una mujer asuma el mando. Sin embargo, sí puntualizó una diferencia: «El mayor problema es el tema de las bajas por maternidad». Marta Esteve, que dejó su cargo al frente de Rentalia para estar más cerca de su familia, discrepó con esto: «Yo no creo que el problema sea la baja maternal. Es bueno para la empresa que haya movimiento. El problema viene después en forma de sentimientos de culpabilidad o de gente que te dice que no estás lo suficiente con tus hijos», comentó.

Alejandra Sánchez-Ramade considera el suyo un caso peculiar debido al sector en el que trabaja: «El mundo de la moda y del diseño es sobre todo de las mujeres. Yo he tenido la suerte de no sufrir la discriminación en mi trabajo en ningún momento», apuntó. Pero recordó su etapa en grandes multinacionales textiles: «En los departamentos en los que yo trabajaba en ellas, los directivos eran hombres, aunque los departamentos de diseño estaban llenos de mujeres», recordó.

Fernando Encinar reflexionó sobre el motivo de que en los puestos relacionados con la tecnología abunden los hombres: «Las mujeres ingenieras prefieren temas de consultoría y estrategia, y nosotros necesitamos “picacódigos”». Según Encinar, en Idealista tienen un 48% de mujeres en plantilla, cifra que asciende hasta un 70% si se quita el equipo de tecnología. «Tenemos obsesión por el tema de la paridad y de que vaya habiendo cada vez más mujeres al frente de los equipos directivos».

El otro hombre presente en la mesa redonda, Francisco Polo, también ofreció su análisis sobre este hecho de que en puestos tecnológicos haya muchos más hombres. En su caso, se remontó unos años para explicar lo siguiente: «Hasta principios de los años 80, había el mismo número de hombres y mujeres que estudiaban ingeniería informática. El cambio se dio más tarde debido a una decisión consciente de la industria del videojuego, que atrajo a los ingenieros varones y expulsó a las mujeres de ese sector». Y dejó clara su postura: «Nunca voy a olvidar que como hombre siempre voy a ser parte del problema. He tenido la suerte de trabajar en entornos que promovían la igualdad y con mujeres que tenían la convicción de la diversidad», concluyó.

Se podría hablar mucho sobre el tema del papel de las mujeres en el mundo digital, pero sin duda la mejor noticia sería que la integración fuera tal que no hubiera que hablar de ello como un tema separado. Como bien expresó el fundador de Change.org, tenemos que luchar por una situación en la que a nadie que se siente frente a una mujer en una entrevista de trabajo se le pase por la cabeza que esa persona hará menos por el hecho de ser mujer.

(Visited 16 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *