Tú aportas una información crucial a las marcas

Gonzalo Brujó, Chairman Latin America & Iberia de Interbrand

A medida que la tecnología digital invade todos los aspectos de nuestras vidas, la era de la experiencia (aquella que se basaba en que el consumidor tuviera más poder y decidiera sobre sus productos, personalizándolos y adaptándolos a sus preferencias) ha llegado a su fin. La nueva era, la de la personalización, hace referencia a una omnipresencia de los dispositivos informáticos en nuestras vidas. Este cambio es observable casi en todas partes y es prácticamente imparable. Pensemos, poniendo un ejemplo nimio, en las personas que leen tranquilamente en cafeterías o en trenes, que ya no leen libros impresos tradicionales sino que usan sus móviles, tablets, kindles y portátiles, hacen fotos de lo que leen, tuitean y envían por Instagram fotos de lo que están haciendo.

Al igual que la imprenta en su día, la tecnología digital está revolucionando nuestra forma de vida y cómo procesamos la información, incidiendo en los modos de producción, mejorando los procesos de trabajo tradicionales e incrementando la demanda de más dispositivos que puedan hacer más cosas por nosotros. Y la clave para conseguir que dichos dispositivos hagan más por nosotros es la información que proporcionan nuestros datos personales, nuestras preferencias y costumbres, el conocido “data”, origen de fenómenos como el data mining y el big data, ahora en pleno apogeo.

Hoy, nosotros mismos, los usuarios, estamos proporcionando a las marcas una información valiosísima para ellas por medio de los sensores de los que disponen nuestros dispositivos así como los wearables que almacenan nuestros datos. Desde dispositivos cuentacalorías, pulsómetros, apps de fitness personalizables… hasta apps que nos permiten controlar nuestro gasto energético, pasando por todo tipo de aplicaciones para facilitarnos la vida, hacen que las marcas cada vez dispongan de más información sobre quiénes somos, qué hacemos, cómo lo hacemos y con qué frecuencia, manteniéndonos conectados en todo momento a canales informativos. Todas estas actividades generan una inmensa cantidad de información que, si bien a veces genera ruido sobre los consumidores y sus hábitos sin mayor importancia, si es analizada correctamente, puede aportar insights de primer nivel sobre quiénes son realmente nuestros consumidores y qué es lo que necesitan y quieren de verdad.

Desde la forma en que gestionamos nuestras marcas personales y el compartir parte de nosotros mismos por medio de varias plataformas de redes sociales hasta el creciente mundo personalizado del comercio, que utiliza nuestro historial de compras y los servicios geolocalizados de productos, eventos y servicios, nuestra información está creando valor en beneficio nuestro, en el de las marcas y en el del sistema entero, cada segundo de cada día.

Las marcas persiguen encarecidamente ser líderes en la era de la personalización. Por medio del reconocimiento de la persona detrás de la información ofrecida, se pueden descubrir auténticos insights y crear experiencias auténticamente personalizadas creadas conjuntamente entre el consumidor y las marcas.

Por lo tanto, no nos queda más remedio que hacer que el futuro de los negocios gire en torno a las personas.

(Visited 32 times, 1 visits today)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *